BMV avanza marginalmente, pero cierra una semana negativa

El referencial índice S&P/BMV IPC, compuesto por las 35 acciones más líquidas en el país, terminó las operaciones con una avance de 0.05% y se ubicó a un nivel de 36,448.5 puntos. En la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el índice principal FTSE BIVA retrocedió -0.01% para ubicarse en 745.77 puntos.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró este viernes con una ganancia marginal, tras la publicación de cifras positivas sobre el mercado laboral de Estados Unidos. La plaza local revirtió lo que comenzó como una tercera jornada consecutiva en rojo, pero no evitó que el balance semanal fuera negativo.

El referencial índice S&P/BMV IPC, compuesto por las 35 acciones más líquidas en el país, terminó las operaciones con una avance de 0.05% y se ubicó a un nivel de 36,448.5 puntos. En la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el índice principal FTSE BIVA retrocedió -0.01% para ubicarse en 745.77 puntos.

En el comparativo semanal, el índice principal del mercado mexicano acumuló una pérdida de -3.56% desde un nivel de 37,794.25 unidades el pasado viernes. En cuanto al FTSE BIVA, su movimiento acumulado en la semana fue de -3.65% contra su registro de 773.98 puntos en la sesión del viernes anterior.

«El mercado bursátil local mostró una alta correlación con el estadounidense en las últimas jornadas de la semana, pero al inicio se observaron pérdidas particulares para México. Esto se pudo deber a que el mercado le asigna un mayor riesgo al desempeño de la economía mexicana», destacó Banco Base.

«Al interior del índice S&P/BMV IPC, las pérdidas fueron generalizadas, con cierres negativos para 29 de 35 emisoras. Los peores desempeños los tuvieron empresas con alto porcentaje de ingresos en concentrados en el mercado mexicano y de sectores más sensibles al ciclo económico», añadió en su reporte.

Las emisoras que encabezaron las pérdidas fueron Banco del Bajío, que tuvo un retroceso acumulado de -11.10%; Arca Continental, con -8.41%; IEnova, con -7.47%, y Santander, con -7.21 por ciento. El índice S&P/BMV IPC pierde en 2020 -16.29% contra su último nivel de 2019, de 43,541.02 unidades.

Fuente: El Economista.

7.2 millones se han reincorporado al mercado laboral, 92% en la informalidad

El Inegi reportó que en julio continuó la reactivación del mercado laboral, sin embargo, el aumento en la ocupación se registró en la economía informal; crecieron además los empleos de tiempo completo.

La informalidad se ha convertido en la alternativa para la reactivación del mercado laboral después de la paralización que se vivió en los meses de la Jornada de Sana Distancia por la pandemia de Covid-19. Entre mayo y julio de este año, 6.7 millones de personas se han ocupado en este sector, 92% de quienes se han sumado a la población económicamente activa (PEA).

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la población en la economía informal pasó de 20.7 millones en abril a 27.3 millones de personas en julio, para llegar a una tasa de informalidad laboral de 54.9%, siete puntos por arriba de lo reportado para el primer mes de confinamiento.

“De los 12 millones de personas que salieron de la PEA en abril de 2020, regresaron alrededor de 7.2 millones para el séptimo mes de este año”, explicó el Inegi en un comunicado. Esto implica que nueve de cada 10 personas que han retornado al mercado laboral lo han hecho en condiciones precarias, ya que carecen de acceso a la seguridad social y prestaciones. PUBLICIDAD

Por su parte, el organismo reportó que la tasa de desocupación se redujo marginalmente de 5.5 a 5.4% entre junio y julio. Además, se registró un incremento de 1.5 millones de personas en la PEA y una tasa de participación económica de 54.9% de la población en edad de trabajar, 1.8 puntos superior a la del sexto mes del año.

La totalidad de personas que se sumaron a la PEA en julio lo hicieron en el sector informal, con un aumento de 1.7 millones de personas. En tanto, en el rubro de empleo formal hubo un caída de 262,000 plazas.

Entre la población ocupada, reportada en 49.8 millones de personas, aumentó en 4.2 millones el número de trabajadores con jornada laboral completa, lo que llevó a que la tasa de subocupación se redujera de 20.05 a 18.44% entre junio y julio. Los sectores con mayor dinamismo en el retorno laboral fueron el comercial y la industria extractiva, de electricidad y manufacturera.

Estos resultados, expresó el Inegi, “confirman la recuperación de la ocupación y el empleo iniciada en junio, principalmente impulsada por la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales. Los cambios más importantes entre junio y julio de 2020 tuvieron lugar en un aumento de la PEA y en la conformación de la población ocupada, en la que se observó una disminución en los ocupados a tiempo parcial, frente a un crecimiento de la informalidad laboral, del trabajo a tiempo completo y de los ocupados con ingresos laborales entre dos y cinco salarios mínimos”.

En tanto, la tasa de desempleo ampliada, que contempla a los desocupados y a la población que no está activa, pero sí disponible para laborar, se redujo de 25 a 22% entre junio y julio, abarcando a 14 millones de personas. 

La brecha laboral, que además del concepto ampliado contempla a las personas subocupadas, disminuyó de 40 a 36.4% de la fuerza laboral, después de haber tocado un máximo de 53.2% en mayo. Es decir, 23.3 millones de mexicanos necesitan un empleo.

Fuente: Factor Capital Humano.

Vincular a las microempresas con el cooperativismo: una respuesta a la crisis mundial

Humberto Cerdio, menciona que es necesario vincular a las más de 3 millones 900 mil empresas micro conformadas por menos de 10 empleados según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) con el cooperativismo de ahorro y préstamo mexicano como una estrategia para llegar a más zonas del país, principalmente a las regiones excluidas por el sistema financiero tradicional.

“Si logramos acercar a todos los microempresarios mexicanos a una cooperativa de ahorro y préstamo ubicada en su territorio, podrán encontrar la solución al financiamiento que necesitan para reactivar su negocio”, explica el funcionario federal, quien destaca además que, en Alemania, una de las cinco potencias económicas mundiales, 80% de las pequeñas y medianas empresas trabajan en equipo con las cajas populares, como se conoce también a estas cooperativas del sector financiero.

Los severos estragos sociales y económicos producto de la pandemia mundial han acentuado las ya de por sí dolorosas brechas socioeconómicas. Las cooperativas, pone de relieve Humberto Cerdio, históricamente han sido las únicas empresas que se solidarizan con sus socios trabajadores ante las crisis. “Mientras empresas privadas lo primero que hacen es despedir a los empleados para reducir costos, las cooperativas, por su lógica de propiedad colectiva, hacen todo lo posible para preservar el trabajo”.

Cerdio Vázquez, Coordinador General de Desarrollo Empresarial y Banca Social del Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), pone luz sobre un elemento por demás relevante en la actualidad: el origen del cooperativismo es en medio de momentos convulsos y de crisis, “recuperando empresas, generando otras nuevas, innovando, detonando valor y siempre poniendo al ser humano en el centro de las decisiones”.

“Cuando alcancemos el objetivo de que el ahorro cooperativo de todos los socios ahorradores impulse las empresas de ellos mismos, podremos transformar la cultura empresarial del país hacía un modelo más equitativo que genere bienestar para todos”, plantea Humberto Cerdio Vázquez.

Las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (Socaps) que hoy incluyen a más de 8 millones de mexicanos al sistema financiero formal, honrando a su naturaleza de colocar a las personas por encima de las ganancias atienden a la población más vulnerable que habitan regularmente en lugares en los que la banca comercial nunca llegará “por no serles rentable operar en esos territorios”, señala Humberto Cerdio, quién enfatiza también que “las cooperativas al ver más allá de la rentabilidad económica se enfocan principalmente en el bienestar de la comunidad, algo que me gusta llamar, rentabilidad social”.

La Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo en México (CONCAMEX), desempeña un papel protagónico ante este escenario de incertidumbre producto de la pandemia mundial aportando un espacio para la cooperación entre las cooperativas.

“Ante la crisis, las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo definitivamente son el brazo que puede empujar al país a salir de esta situación, la Concamex promueve mecanismos de intercooperación que genera ventajas colectivas para aquellas cooperativas que libre y democráticamente deciden sumarse con ellos. Aquellas confederadas tienen como principal fortaleza poder trabajar de manera colectiva entre ellas y generar economías de escala, así como; beneficios sociales colectivos mayores para sus comunidades”, concluye Cerdio Vázquez.

Fuente: El Economista.