Se incluyen subsidios, recortes de impuestos y fondos para financiar proyectos, principalmente medioambientales.

Francia inyectará un paquete de 100,000 millones de euros en estímulos adicionales mediante subsidios, recortes de impuestos y fondos para financiar proyectos medioambientales con el objetivo de impulsar la recuperación de la economía del país y recuperar, para el 2022, el nivel de Producto Interno Bruto (PIB) anterior a la pandemia.

El nuevo programa de estímulos económicos, denominado “Francia Relanza”, girará en torno a tres grandes ejes: transición ecológica, transformación de la industria y cohesión social y territorial.

En este sentido, el plan de relanzamiento económico francés contempla inyectar 30,000 millones de euros en medidas para impulsar la transición energética, incluyendo unos 7,000 millones destinados a la renovación energética de edificios, así como casi 5,000 millones para impulsar la modernización de los ferrocarriles y otros 1,200 millones para mejorar la movilidad.

En segundo lugar, se destinarán otros 35,000 millones de euros a mejorar la competitividad de las empresas y frenar la salida de industrias del país, incluyendo una reducción de impuestos de unos 20,000 millones en dos años, según cita el diario galo Les Echos.

Asimismo, se invertirán 6,500 millones de euros en impulsar el plan de empleo juvenil, además de otros 6,600 millones para el trabajo a jornada reducida, 5,200 millones en ayudas a las comunidades locales y unos 6,000 millones de inversión para hospitales.

“Francia Relanza será un poderoso acelerador de la transición ecológica”, mencionó el primer ministro francés, Jean Castex, en declaraciones a la emisora RTL, donde afirmó que el objetivo del plan de estímulos “es crear 160,000 puestos de trabajo en el 2021”.

Rechazan que sea un regalo para las empresas

“No se trata de palabrería, tendremos indicadores concretos y herramientas de seguimiento transparentes a las que tendrán acceso el Parlamento y los interlocutores sociales”, aseguró Castex. “No es un regalo a las empresas, es un regalo a Francia para luchar contra el desempleo”, añadió.

Asimismo, el primer ministro galo señaló que “la crisis ha sacado a la luz la dependencia de la economía francesa de ciertos sectores que son vitales para el país y Francia Relanza invertirá mucho para relocalizar o ubicar estas actividades en el territorio”.

El importe del nuevo programa de estímulos, tras los 470,000 millones comprometidos luego de las medidas de confinamiento, se incluirá en las cuentas del 2021 y equivale a unos cuatro puntos del PIB, alrededor de cuatro veces el alcance de las medidas de estímulo presupuestadas en el 2008 frente a la crisis financiera.

Entradas recomendadas