Analistas señalan que la SHCP está ajustando sus expectativas del PIB ante el entorno del país que impacta en los ingresos presupuestarios.

Ante la crisis económica que atraviesa el país por efecto de la pandemia del Covid-19, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé cerrar el 2020 con un déficit de 806,358.8 millones de pesos; sería el más alto que se haya registrado en el balance financiero del sector público desde 1990.

De acuerdo con datos del II Informe de Gobierno, en un inicio, la dependencia a cargo de Arturo Herrera, estimaba cerrar con un déficit de 547,140.8 millones de pesos, es decir, lo elevó en 259,218 millones; además, supera en más de 100% el déficit que se registró en el 2019, de 393,608.3 millones.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CI Banco, explicó que este déficit se eleva debido a que la SHCP está ajustando sus expectativas del Producto Interno Bruto (PIB) con base en el entorno económico que vive el país, lo cual tiene un impacto directo en los ingresos presupuestarios.

Recordó que en el Paquete Económico 2020 se aprobó un PIB en un rango entre 1.5 y 2.5%; después, en los Precriterios Generales de Política Económica para el 2021 se proyectó una caída máxima en la economía de 3.9% para este año y en el reporte de finanzas públicas del primer semestre se ajustó a una caída de 7.4 por ciento.

“Nosotros pensamos que se siguen quedando cortos en sus proyecciones porque la caída económica va a ser más alta de lo que ellos estiman, con lo que el déficit será más alto de lo que prevén y lo mismo para el balance primario”, dijo en entrevista.

El hundimiento de la economía de 18.7% en el segundo trimestre y la lenta recuperación para la segunda mitad del año, augura que los ingresos presupuestarios se van a contraer más y si se mantiene el ritmo del gasto con ligeros crecimientos, se deteriorará más el balance fiscal, enfatizó Salazar.

Durante los primeros siete meses del 2020, los ingresos presupuestarios presentaron una caída anual de 4.7%; mientras que el gasto neto del sector público presentó un crecimiento anual de 2.4 por ciento. Si sólo se considera julio, los ingresos reportaron una caída anual de 10.7%; mientras que el gasto se elevó 3.8%, de acuerdo Hacienda.

Adiós superávit primario

En el II Informe de Gobierno, la SHCP estima un déficit por 85,543 millones de pesos en el balance primario, que es la diferencia entre los ingresos totales y los gastos distintos del costo financiero; anteriormente se tenía una meta de cerrar el 2020 con un superávit de 180,733 millones de pesos. Con este déficit se rompe la tendencia de tener un balance primario positivo desde el 2017.

“Hacienda primero estimaba un superávit de 0.7% del PIB, luego se cambió a un déficit de 0.4% y el último ajuste fue de 0.6% del PIB, pero creo que cerrará el 2020 entre 1.7 o 1.8% del PIB (…) no es un foco rojo, pero sí una llamada de atención del poco margen que de por sí ya tenían y ante un escenario que es más complicado de lo que se anticipaba”, destacó el especialista de CI Banco.

Para el cierre del 2020, Hacienda contemplaba que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda—representara 45.6% del PIB; en los Precriterios lo cambió a 52.1% del PIB y en el último ajuste lo ubicó en 55.4% del PIB.

Alejandro Saldaña, economista en jefe de Bx+ explicó la diferencia entre el déficit y el SHRFSP. El primero es la diferencia entre lo que ingresas y gastas cada mes y se va registrando año con año; mientras que el SHRFSP es la deuda acumulada no sólo de un año, sino de ejercicios fiscales anteriores.

“Entonces, el déficit que se registre en el 2020 se sumará al saldo acumulado que es el SHRFSP; el déficit se considera como un flujo y el SHRFSP se considera como un acervo. Gran parte del incremento del SHRFSP se debe no sólo al déficit, sino también a la depreciación del tipo de cambio, que ha hecho que la deuda externa se eleve”, expuso.

Fuente: El Economista.

Entradas recomendadas